Avryen

Hijo bastardo del barón Elian, no conoció a su madre, una montaraz, fallecida en el parto, y criándose en la corte de Ail-Sinven no tardó en entablar amistad con la princesa Eira Arcángel y con Édamas de Relente. Debido a las acciones de su padre, quedó solo y se volvió rebelde e impulsivo, razón por la que fue trasladado con el oficial de perreras de la Ciudadela.

Sirvió como copero durante la cena de las Copas de Sangre, el día que Varshan invadió Ail-Sinven y asesinó al rey Maynum Arcángel. Avryen sacó de la sala a Eira, ambos los únicos que lograron escapar de las Copas de Sangre. Sin embargo él no pudo escapar de la ciudad y sobrevivió en la calle robando y escondiéndose por los tejados durante tres años, cuando consiguió salir.

Al cobijo de los montaraces, llegó a Valle de Lobos, donde se reencontró con su amigo Édamas. Fue investido como escudero del montaraz ser Varán del Valle, quien le enseñó a manejar la espada y la lanza. A raíz del asesinato de ser Varán, Avryen participó en los Torneos de la Vigía y quedó tercero.

Junto a los montaraces Vreinam, Eitan, Yvrel y Arzel, se entrenó en el arte dunei con los elfos en Äindur. Allí empezó una muy mala relación con la reina Acacia, quien mandó flagelarle en una ocasión. Durante su entrenamiento, Avryen destacó por su increíble habilidad con las armas y en el combate cuerpo a cuerpo, así como su ingenio para las tácticas militares, comparándose con los más diestros elfos.

Así mismo, en su segundo año de entrenamiento entabló una relación amorosa con Selena Nohasdin, una famosa trovadora residente en Valle de Lobos. Aunque sólo eran amantes, Selena sí que se enamoró de él, a pesar de que Avryen se esforzó en dejar claro que no quería una relación seria, debido a su juramento como dunei.

Tras su misión de tinta, cuando recibe el título de aprendiz dunei, Avryen luchó en la guerra de Yhon, donde rescató a un cachorro de lobo de media luna, quien en los meses siguientes creció sin separarse de él. Avryen se convirtió en un respetado mercenario apodado como la Rosa de Camire, lo que llevó a Varshan a poner precio a su cabeza.

Tras reencontrarse con su amiga de la infancia Eira, fue reclamado por lord Bravecor para asistir al Concilio de Arsiel.

Deja un comentario