La Muerte

“No le temo a la muerte, porque ya he estado muerto durante miles de millones de años, sin sentir nada, antes de nacer. No creo en Dios, ni en el karma, solo creo que la vida es un paréntesis entre dos nadas, entre dos muertes. No creo que la gente se muera por un motivo; sólo que un fallo en nuestro organismo ocasiona que ya no podamos seguir realizando las funciones vitales, y por lo tanto, nuestro cuerpo se marchita. Tampoco creo en el alma como tal, sino en la esencia, en la percepción que creamos en los demás, en el mundo, en el plano material, en la sociedad. Cuando alguien muere, deja de existir en cuerpo, pero su esencia sigue vigente en las emociones y recuerdos de aquellos a quienes marcó de una forma y otra, o en aquellos que fueron influenciados por sus acciones en vida. Así que no me mancillará que escupáis sobre mi cadáver, sino que lo hagáis sobre mi recuerdo”.

Deja un comentario